Oncología

Servicio que brinda una atención integral a pacientes con cáncer, tanto en diagnóstico como tratamiento de las enfermedades y, en especial, el complejo campo de las enfermedades neoplásicas hematológicas.

Está formado por profesionales médicos, enfermeras y personal auxiliar, todos especializados en afecciones Hemato Oncológicas. Considera también la participación de Psicólogos, Kinesiólogos y Nutricionistas capacitados en la especialidad.

El Servicio atiende a pacientes ambulatorios y hospitalizados. Para estos últimos se dispone de una unidad especial de Quimioterapia con piezas de aislamiento, quimioterapia ambulatoria y personal especializado.

Más de Oncología

¿ QUÉ ES EL CÁNCER?
Cáncer es un término que se usa para enfermedades en las que células anormales se dividen sin control y pueden invadir otros tejidos. Las células cancerosas pueden diseminarse a otras partes del cuerpo por el sistema sanguíneo y por el sistema linfático.

El cáncer no es solo una enfermedad sino muchas enfermedades. Hay más de 100 diferentes tipos de cáncer. La mayoría de los cánceres toman el nombre del órgano o de las células en donde empiezan; por ejemplo, el cáncer que empieza en el colon se llama cáncer de colon; el cáncer que empieza en las células basales de la piel se llama carcinoma de células basales.

Los tipos de cáncer se pueden agrupar en categorías más amplias. Las categorías principales de cáncer son:

Carcinoma
Cáncer que empieza en la piel o en tejidos que revisten o cubren los órganos internos.

Sarcoma
Cáncer que empieza en hueso, en cartílago, grasa, músculo, vasos sanguíneos u otro tejido conjuntivo o de sostén.

Leucemia
Cáncer que empieza en el tejido en el que se forma la sangre, como la médula ósea, y causa que se produzcan grandes cantidades de células sanguíneas anormales y que entren en la sangre.

Linfoma y mieloma
Cánceres que empiezan en las células del sistema inmunitario.

Cánceres del sistema nervioso central
Cánceres que empiezan en los tejidos del cerebro y de la médula espinal.

Origen del cáncer

Todos los cánceres empiezan en las células, unidades básicas de vida del cuerpo. Para entender lo que es el cáncer, ayuda saber lo que sucede cuando las células normales se hacen cancerosas.

El cuerpo está formado de muchos tipos de células. Estas células crecen y se dividen en una forma controlada para producir más células según sean necesarias para mantener sano el cuerpo. Cuando las células envejecen o se dañan, mueren y son reemplazadas por células nuevas.

Sin embargo, algunas veces este proceso ordenado se descontrola. El material genético (ADN) de una célula puede dañarse o alterarse, lo cual produce mutaciones (cambios) que afectan el crecimiento y la división normales de las células. Cuando esto sucede, las células no mueren cuando deberían morir y células nuevas se forman cuando el cuerpo no las necesita. Las células que sobran forman una masa de tejido que es lo que se llama tumor. (N.C.I).
¿CÓMO SE TRATA EL CÁNCER?
El cáncer puede tratarse con cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal o con terapia biológica. El médico puede usar un método o una combinación de métodos, dependiendo del tipo y ubicación del cáncer, de si la enfermedad se ha extendido, la edad y salud general del paciente y de otros factores. Puesto que el tratamiento para el cáncer puede dañar también células y tejidos sanos, con frecuencia causa efectos secundarios. Algunos pacientes se pueden preocupar de que los efectos secundarios sean peores que la enfermedad. Sin embargo, los pacientes y los médicos discuten generalmente las opciones de tratamiento comparando los beneficios probables de destruir las células cancerosas y los riesgos de efectos secundarios posibles. Los médicos pueden sugerir formas de reducir o eliminar los problemas que se pueden presentar durante y después del tratamiento.

La cirugía es un procedimiento para extirpar el cáncer. Los efectos secundarios de la cirugía dependen de muchos factores, inclusive del tamaño y lugar del tumor, el tipo de operación y el estado general de salud del paciente. Los pacientes tienen algo de dolor después de la cirugía, pero este dolor se puede controlar con medicina. También es común que los pacientes se sientan cansados o débiles por un tiempo después de la cirugía.

Los pacientes se pueden preocupar de que se extienda la enfermedad al tener una biopsia u otro tipo de cirugía por cáncer. Esto sucede muy raras veces porque los cirujanos toman precauciones especiales para impedir que el cáncer se disemine durante la cirugía. Exponer el cáncer al aire durante la cirugía no causa que se disemine la enfermedad.

La radioterapia usa rayos de alta energía para destruir las células cancerosas en un área determinada. La radiación puede administrarse en forma externa por medio de una máquina que apunta la radiación al área del tumor. También se puede administrar internamente; agujas, semillas, alambres o catéteres que contienen una sustancia radioactiva se implantan cerca del cáncer. Los tratamientos de radiación no causan dolor. Los efectos secundarios son ordinariamente temporales y la mayoría pueden tratarse y controlarse. Es posible que los pacientes se sientan muy cansados, especialmente en las últimas semanas del tratamiento. La radioterapia puede causar también la disminución del número de glóbulos blancos en la sangre, los cuales ayudan a proteger el cuerpo contra la infección. Con radiación externa, es también común perder el pelo temporalmente en el área tratada y que la piel se ponga roja, reseca, sensible y con comezón.

No hay riesgo de exposición a la radiación al tener contacto con un paciente que está recibiendo radioterapia externa. La radiación externa no causa que el cuerpo se haga radiactivo. Con radiación interna (también llamada radiación de implante), el paciente puede necesitar quedarse en el hospital separado de otra gente mientras el nivel de radiación es más elevado. Los implantes pueden ser permanentes o temporales. La cantidad de radiación en un implante permanente disminuye a un nivel seguro antes de que la persona salga del hospital. Con un implante temporal, una vez que se retira el implante, no hay radiactividad en el cuerpo.

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir células cancerosas en todo el cuerpo. Las células sanas también pueden ser dañadas, especialmente las que se dividen rápidamente. El médico puede usar un fármaco o una combinación de fármacos. Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen principalmente de los fármacos y de la dosis que recibe el paciente. La pérdida de pelo es un efecto secundario común de la quimioterapia; sin embargo, no todos los fármacos contra el cáncer causan pérdida de pelo. Los fármacos anticancerosos pueden también causar fatiga temporal, pérdida del apetito, nauseas y vómitos, diarrea, o llagas en la boca y labios. Los fármacos para impedir o reducir las nauseas y vómitos pueden ayudar con algunos de estos efectos secundarios. Las células normales generalmente se recuperan cuando ha terminado la quimioterapia, por lo que la mayoría de los efectos secundarios desaparecen gradualmente después de que termina el tratamiento.

La terapia hormonal se usa para tratar ciertos cánceres que dependen de hormonas para su crecimiento. La terapia hormonal impide que las células cancerosas utilicen las hormonas que necesitan para crecer. Este tratamiento puede incluir el uso de fármacos que detienen la producción de ciertas hormonas o que cambian la forma como funcionan las hormonas. Otro tipo de terapia hormonal es la cirugía para extirpar los órganos que producen hormonas. Por ejemplo, los ovarios pueden ser extirpados para tratar el cáncer de seno. Los testículos pueden ser extirpados para tratar el cáncer de próstata.

La terapia hormonal puede causar un número de efectos secundarios. Los pacientes pueden sentirse cansados o retener líquidos, subir de peso, tener bochornos o sofocos, nauseas y vómitos, cambios de apetito y, en algunos casos, coágulos de sangre. La terapia hormonal puede causar también osteoporosis en mujeres premenopáusicas. Dependiendo del tipo de terapia hormonal que se use, estos efectos secundarios pueden ser temporales, durar mucho tiempo o ser permanentes.

La terapia biológica utiliza directa o indirectamente el sistema inmune del cuerpo para combatir la enfermedad y puede aminorar algunos de los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer. Los anticuerpos monoclonales, el interferón, la interleucina-2 y los factores estimulantes de colonias son algunos tipos de terapia biológica.

Los efectos secundarios causados por la terapia biológica varían con el tratamiento específico. En general, estos tratamientos tienden a causar síntomas parecidos a los de la gripe, como escalofríos, fiebre, dolor de músculos, debilidad, pérdida de apetito, nauseas, vómitos y diarrea. Los pacientes pueden también sangrar o magullarse con facilidad, tener erupciones de la piel o inflamación. Estos problemas pueden ser graves, pero desaparecen cuando termina el tratamiento.

FAMILIA Y ENFERMEDAD

La Familia es el gran soporte en muchos de los problemas que vivenciamos los seres humanos, en la mayoría de las situaciones el apoyo es claro, dirigido y con un aprendizaje para el futuro. Desgraciadamente, lo anterior se aplica poco frente a la vivencia de un cáncer, acá tanto el paciente como su familia, no poseen la experiencia de enfrentarse a una situación extrema o vital como es vivenciar un cáncer. El miedo se apodera de cada uno de los integrantes, la posibilidad de que el enfermo se muera nos paraliza, la conciencia de no poseer el control de algo que está dentro de nosotros nos agobia, y por más que nuestra mente busque en el pasado alguna experiencia que ayude a enfrentar este presente, nada llega… será que no poseemos tal experiencia, será que la tuvimos, pero la bloqueamos por estar relacionada con la pérdida… con la muerte.

No es fácil estar en el lugar del enfermo y menos del familiar, ponerse en sus zapatos suena fácil, las visitas se multiplican y desaparecen tan rápido como llegaron (será que también los amigos no encuentran la vivencia que les permita realmente empatizar y ser de ayuda o soporte para el enfermo y su familia) podemos agregar que también es difícil estar en el lugar del amigo o conocido… recuerdo la queja de un paciente… “no sé a qué vienen, antes conversábamos de todo, ahora es como estar frente a desconocidos, me miran y no saben qué hablar…”

Qué nos sucede que no sabemos relacionarnos desde la enfermedad, desde ésta enfermedad en particular, ya que frente a un diagnóstico de diabetes o de enfermedad cardiovascular (primera causa de muerte) no nos sucede lo mismo, entonces ¿qué nos pasa con el cáncer?, ¿de qué nos hace conscientes?, ¿a qué nos enfrenta?, ¿por qué no sabemos como enfrentarlo?…

Quizás podríamos comenzar por preguntarnos ¿cuándo fue la última vez que fuimos conscientes de nuestra mortalidad o la de aquellos a quienes tanto amamos? quizás allí está la respuesta a nuestra actitud frente al cáncer a nuestros miedos y a la rabia que nos produce darnos cuenta que el tiempo es inmune a la enfermedad.
PSICOONCOLOGÍA
El Servicio de Oncología cuenta con psicólogos, especialistas oncología, quienes están constantemente trabajando con los pacientes tanto en atención de policlínico como con los pacientes hospitalizados, cumpliendo además con la misión de orientar, educar y apoyar a los familiares de nuestros pacientes.

¿Qué es la Psicooncología?
Para establecer una definición de Psicooncología, podemos decir que se trata de un término compuesto por Psico, del griego “psyqué”, que significa alma o actividad mental; onco, del griego “ónkos”, que significa tumor; logía, del griego “lógos”, que significa tratado: Es la especialidad, dentro de la Psicología, que atiende y trata a los pacientes afectados de cáncer y a sus familias. Estudia las relaciones entre las variables psicológicas y sociales, el inicio y la progresión de la enfermedad cancerosa.

Procura la mejor calidad de vida posible al paciente y su entorno. Considera la enfermedad y toda la circunstancia vista desde el paciente y plantea una mirada global de los factores de riesgo y consecuencias del cáncer
QUIMIOTERAPIA AMBULATORIA
La Unidad de quimioterapia Ambulatoria tiene por misión entregar tratamientos especializados en el área de la oncología, para ello cuenta con un espacio suficientemente cómodo para que cada paciente pueda sentirse bien atendido mientras se le administra su tratamiento.
PROFESIONALES ONCOLOGÍA
DRA. BEATRIZ COMPARINI FONTECILLA
MEDICO JEFE ONCOLOGÍA
DR. HUMBERTO DEL FÁVERO
VALDÉS
DRA. GLORIA RUBIO
ARANCIBIA
DRA. DELIA PINTO
ALCAYAGA
DRA. PATRICIA CARVAJAL
TAPIA