NO DESCUIDE SU CORAZÓN, AÚN EN TIEMPOS DE PANDEMIA